Hola, Soy Selene Pinto Y esta es mi página Bienvenido Encontrarás narraciones de mitología con un panda ¡Porque todos amamos a los pandas!

Hola, Soy Selene Pinto|Y esta es mi página| Bienvenido | Encontrarás narraciones de mitología con un panda | ¡Porque todos amamos a los pandas!

Convertir el ocio en responsabilidad: qué pasó con Mitología con un panda

Hola pandilievers, cómo están?

Les cuento que yo muy bien, de hecho más entusiasta que nunca. Me pasó algo curioso anteayer que me dejó pensando y mucho. Les comenté que retorné a las aulas universitarias, no? Pues resulta que en la última clase que tuve sobre Creatividad e Innovación mi cate dijo que NO ES POSIBLE CREAR SIN PLANIFICAR y yo de chiste dije "pero yo nunca planifico y todo lo que surge termina saliéndome bien". Me dijo que no puede ser, pero en mi vida todo me pasa por pura casualidad. Me puse a analizar lo que estoy haciendo en Mitología con un Panda y tengo que decir que estoy en completo desacuerdo: claro que se puede crear primero y planificar después.

¿Cómo inicia Mitología con un Panda? De mil maneras las cuales empezaré a explicar, pero para nada fue un proyecto visualizado, planeado ni fríamente calculado.

Yo amo los mitos, cuentos y leyendas desde antes de nacer, pues mis padres escogieron un nombre de proporciones míticas para mí y no hicieron más que alimentarme de fantasía cuando era niña. Soy de esas personas que hablan hasta por los codos, que siempre tienen historias para contar, que dramatizan hasta la más burda circunstancia. Entonces cuando descubrí que podía enseñar narrando mis historias favoritas, mi vida dio un giro completo y mis talentos parlanchines cobraron sentido (más allá de aquellos que sirven para sostener información ante las pantallas, hablando sin decir nada).

Cada vez que publicaba sobre un nuevo curso sobre Mitología Universal en La Paz, seguidores de Cochabamba, Santa Cruz y Tarija me escribían reclamando que este tipo de talleres nunca llegaban a sus ciudades. Entonces, luego de volver de China y de haber empezado a experimentar con Snapchat surgió la idea de narrar historias en esta plataforma para llegar a todo el que quiera seguirme, esté donde esté. Debo ser sincera ya que la iniciativa en realidad fue de Karen Joup Heredia, mi hada madrina de las redes sociales, yo no me animaba a un principio a hablarle al celular como si fuera una cámara. Esto representó otro problema al inicio, ya que mis narraciones debían ser editadas en tres o cuatro partes para presentarse en esta red social pues eran historias muy largas. Era desordenado ya que presentaba cuando podía y como podía, me seguían 30 personas de las cuales sólo 10 veían mis historias hasta el final.

Luego, para febrero de este año, entré a la clínica donde me operaron de emergencia por unos quistes hemorrágicos en los ovarios... Me tuvieron que hacer una incisión como las de cesárea! Entonces se imaginarán que salí sin poder moverme de la cama. En lo que estaba botada en casa me escribió algún entusiasta preguntando en qué terminaba la historia del minotauro de Creta. A penas me levanté y como me dio flojera vestirme me puse mi chaleco de panda que me traje del Beijing Zoo y que pensé que nunca usaría. Hice una introducción con Monty Python diciendo "Y ahora para algo completamente diferente" y me puse a bailar con mi capucha a ritmo de la introducción que tenían los Muppets. ¿Qué creen que pasó?

De repente me agregaron como 40 nuevas personas, mi bandeja de entrada estaba reventando así que subí el mini video a Facebook. Puse "El Panda Cuentacuentos a su servicio" y la foto atrajo likes como abejas a la miel. En eso mi hada madrina me llamó y sólo me dijo "SELENE, ESA ES TU MARCA! NO DEJES DE SER EL PANDA CUENTACUENTOS". Me dio miedo, mucho miedo.

Cómo que por qué? Se imaginan los trolls, la gente impertinente, quienes no comprenden que las redes sociales son para jugar con ellas... Bueno, hasta el día de hoy nadie me molestó, aunque no lo crean. Tomando en cuenta los consejos de Karen seguí con mi proyecto, desempolvé mi fanpage que tenía 2.000 seguidores de un par de notas de prensa sobre programas en los que estuve y no duraron, y colgué mi primer snap como panda cuentacuentos. Edité mis snaps en Premiere para realizar historias completas, de principio a fin, también giré la pantalla para evitar el video vertical que se ve raro en Youtube y emepcé a peinarme para grabar presentablemente. De un rato a otro mi panda, Bam Boo, se coló a mis narraciones y empezó a dar datos históricos y curiosidades en su pantalla muda.

Así empecé a ordenarme, de manera natural, prueba y error, feedback de los seguidores. Los videos saldrían sólo los días martes, pagué un servicio para un logotipo y sin darme cuenta abrí esta página, compré el dominio, le hice personalizar un template y hasta me tomé fotos en estudio profesional con el mejor fotógrafo de La Paz. Poco a poco fui cambiando la imagen en todas mis redes sociales; un board en Pinterest llamado "Mitología con un Panda", tweets especializados en narrativa y leyendas, publicaciones en facebook relacionadas a mitos y cuentos, frases sobre la importancia de contar historias en mi Instagram... De repente toda mi vida tenía sentido, mi apodo ganado por mi sobrepeso y fascinación en China de "panda" tenía un fin. En vez de molestarme, debía adoptarlo y usarlo como traje de superhéroe para divertirme momentáneamente en mis redes haciendo lo que mejor me sale... hablar, hablar y hablar sobre lo que más sé y como mejor puedo hacerlo.

Hasta que llegó ese momento, claro. Fue un martes que no publiqué porque sabe Zeus en qué andaría esa semana... Y uno de mis seguidores se rebeló en mi página muy molesto. También recibí mensajes de enfado en mi Snapchat y una publicación de desilusión en mi muro. "Selene, ¿qué pasó con el video de la semana?". Mitología con un Panda se había convertido en una responsabilidad. Recién me llegó la necesidad de planificar y visualizar este proyecto como algo permanente, mis amigos lo exigían.


Ahí fue que empecé clases de la maestría. ¿A qué te dedicas?, bueno, soy un panda cuentacuentos... Digo, no... Este, trabajo haciendo dirección, producción y conducción para el canal estatal de televisión. Pero será que puedo hacer una estrategia comunicacional basada en lo que nos está enseñando para ver qué más puedo hacer con mis pandeces? Y claro, terminé haciendo una mini investigación para optimizar mis contenidos. Mitología con un Panda es una GRAN responsabilidad.

Se viene Bam Boo con todo, mis contenidos ahora tendrán más coherencia con lo que soy y los valores que deseo transmitir, tendré nuevos espacios y actividades para mis pandilievers, todo gracias a la seriedad que va adquiriendo cada vez más mi ocio que nació en snapchat y que ahora es un producto transmedia. Es que claro, cómo es posible que la Selene sabiendo tanto sobre narrativa por todo lo que estudia, no lo aplique a sus redes sociales? Pues bien, ahí está lo invertido en varios cursos on line sobre storytelling.

¿Ganas dinero con esto? Me preguntaron también.
Es gracioso, pero esa nunca fue la intención... Aunque en estos últimos tres meses, por mera coincidencia, me buscaron gracias a este producto y logré ganar un ingreso. También me buscaron para hacer publicidad indirecta dentro de mi página e hice algún pocket money. Tengo algunos clientes para los próximos meses, desde intercambios de servicios hasta patrocinios más serios. Me di el gusto de rechazar a un par (algo de sábanas con estampados de billetes y otro que era un video de hip hop que deseaba promoción). Incluso me presentaron como "influencer" hace un par de semanas... Pero todo llegó de sorpresa, no lo planeé ni fue mi objetivo, se dio por casualidad y ahora me ayuda a contemplar nuevas posibilidades.

Ahora bien, este producto creativo no es una innovación, no se trata de un producto útil en la vida cotidiana, pero es la única forma de expresión que tiene mi alma y que me llena cuando la comparto con ustedes. Eso no nace siendo planificado, simplemente es y si logra tener visión se lo planifica luego. La esencia de lo que uno es y tiene para dar simplemente crece, al exponerse se nutre y va cumpliendo un ciclo en el cual la exigencia de con quienes interactúa determinan el nivel de seriedad, de planificación, de responsabilidad. Hoy en día mi fanpage, luego de seis meses, tiene más de 6000 seguidores autodenominados "pandilievers" donde mis videos alcanzan las 3000 vistas en sus mejores días. Tiene un alcance orgánico de 15.000 impresiones, 11% de interacción orgánica y 7% de respuesta inmediata ante la población total de mis seguidores y son como 350 personas las que ven mis snpas hasta el final... Qué tal eso?

Y ya que estamos con las cifras, este "panda" bajó 10 kilos desde que volvió de China...
Hahaha.

Hasta una próxima entrada!






Share this:

CONVERSATION

0 comments:

Publicar un comentario