Hola, Soy Selene Pinto Y esta es mi página Bienvenido Encontrarás narraciones de mitología con un panda ¡Porque todos amamos a los pandas!

Hola, Soy Selene Pinto|Y esta es mi página| Bienvenido | Encontrarás narraciones de mitología con un panda | ¡Porque todos amamos a los pandas!

El Caballero Blanco de la Guardia Dolorosa

Mientras Gwinevere planeaba una manera de vengarse de Morgana tras el incidente del Caballero Verde, la corte del rey Arturo se encontraba en paz. Esa paz, sin embargo, puede llegar a ser inquietante para un caballero tan hábil y fuerte como Lancelot quien se sentía aburrido, desaprovechado, como un sabueso sin presa. Ser el nuevo campeón del que rápidamente se convertiría en su mejor amigo, el rey, era un honor ya que esto le daba el estatus del mejor caballero de todo el reino... Pero de qué le servía si no tenía con quién batallar?

Las personas como Lancelot tienen sed de sangre, son asesinos por naturaleza, disfrutan de quebrar huesos y de derramar la sangre de sus enemigos en los suelos. Es por eso que él se aferraba tanto a su honor y a sus valores. Siendo el último descendiente de José de Arimatea, y por lo tanto llevando en su vitae la sangre de Cristo, llevaba consigo la responsabilidad de mantenerse puro para así poder algún día, cuando fuese necesario, realizar un milagro que podría cambiar el curso de la humanidad. Esto lo sabía bien, esto hacía que su ética y moral fueren inquebrantables y más fuertes que el acero de su espada, la Joyeuse.

Como mandada por los dioses, Lady de Nohout llegó entre esos días a la corte. Sus tierras habían sido invadidas por el terrible "Rey sin Corona", un hombre que había conquistado tantas tierras que ya no necesitaba título sobre ninguna. Era el hijo de una giganta y había heredado de esta raza su obstinación, no se detendría hasta terminar de construir su imperio. La Lady le había hecho un trato; ya que sus fuerzas militares eran débiles ante las de el medio gigante, lo convenció de determinar la pertenencia de Nohout ante un duelo entre campeones. Sin embargo, existía un inconveniente: la dama no contaba con un campeón capaz de derrotar a "La Montaña", el gigante que el Rey sin Corona tenía como campeón. Ella llegaba ante Arturo para pedirle que le proporcione un buen guerrero, un hábil héroe perteneciente a la Mesa Redonda.

Lancelot no dejó pasar la oportunidad y se paró ofreciendo sus servicios. Lady de Nohout se sonrrojó y le dijo que los hombres en su tierra acostumbran batallar en nombre de una dama, le pidió por favor que elija su doncella en ispiración. Ella desconocía que semanas antes, Arturo había dado la orden a Gwinevere de llevarse bien con Lancelot, ya que los celos entre ambos por la compañía del rey no ocasionaban más que incomodidad y molestia del soberano. Lancelot, para ganarse un favor y evitar los galanteríos de Lady de Nohout, dijo que batallaría en nombre de la reina Gwinevere, lo cual posteriormente sería un tremendo problema. Partieron a la mañana siguiente en dirección a estas tierras en disputa.


El enfrentamiento entre los campeones no fue gran espectáculo como todos creían, ya que Lancelot DuLac hábilmente derrotó al gigante de tres metros tras cinco golpes precisos y contundentes. Galehat, el Rey sin Corona, aceptó su derrota aunque no podía ocultar su felicidad, como si hubiera estado esperando perder. Lady de Nohout celebró un festín esa noche, y siendo que estaba pagando por los servicios de su campeón lo último que estaba esperando era que éste se escabulla entre la oscuridad de la noche para no estar presente en su propio agasajo. Lancelot se había retirado ante la curiosidad que le despertó un llanto lejano, hacia el Sur.

Ante las puertas de una enorme fortaleza, una damisela se encontraba sollozando sobre el cuerpo inerte de un caballero derrotado. Entre llantos explicó que los hombres (como su exánime prometido) tendían a llegar a este lugar maldito conocido como la Guardia Dolorosa, para probar su hombría ya que se creía que sólo los más valientes podían ingresar derribando todos los obstáculos presentes. Luego de consolarla, Lancelot se preparó para probar suerte e ingresar a dicho lugar. En cuanto se aproximó, un pesado caballero de armadura cobriza empezó a darle un largo encuentro. Tras derrotarlo, el campeón se topó con otro caballero cobrizo, y otro, y otro... Luego de ser herido tras diez enfrentamientos con estos hombres se detuvo ante un portón pesado que daba probablemente al patio principal del castillo.

Luego de descansar lo suficiente se reincorporó para continuar. Grande fue su sorpresa al ver otros diez caballeros cobrizos esperando su encuentro, pero mayor fue la sorpresa al golpear uno de los cascos tan fuerte que en vez de descubrir un rostro debajo, descubrió un espectro de fuego negro proveniente de la mismísima tercera capa del Infierno. No eran hombres, eran espíritus del más allá. La damisela tenía razón, el lugar estaba maldito. Lancelot estaba aterrado y malherido, su brazo izquierdo había sido inhabilitado ante el golpe de un mandoble, pero debía continuar. Luego de derrotar a todos los fantasmas, llegó ante un portón que encerraba dentro el interior de aquella Guardia Dolorosa.

Por fortuna su madre, la Dama del Lago, había mandado una dama del Valle de la Espada para que asista a su hijo, pues la noticia de que él había ingresado a la Guardia que estaba maldita había recorrido el mundo de las hadas. La dama lo curó y le dio una armadura y un escudo de color blanco, reflejando la pureza que representaba al casto caballero. Así él estaría listo para enfrentar lo que sea que estuviese al otro lado del portón. Lancelot descansó hasta el día siguiente.


Habiendo recuperado sus fuerzas, Lancelot del Lago se armó de valor e ingresó a este refugio inhábito. Luego de atravesar el umbral hacia la parte interior se sorprendió ante la oscuridad intensa que no le permitía ver más que unos tenues reflejos de algo brillante que se aproximaba a él haciendo sonidos de un pesado blindaje. La espada hercúlea de su buen amigo Gawain le hubiera sido muy útil en momentos como ese, ya que dicha arma desplegaba luz en la oscuridad. Tuvo que guiarse por su oído para entrar en combate con este enorme caballero de cobre, un rival como ningún otro que dejó a nuestro héroe muy lastimado. Sin embargo el hijo de la Dama del Lago utilizó lo último que tenía de energías para tumbar a este contrincante y le quitó el yelmo para ver el rostro de un hombre común y corriente.

Era Brandin, el Lord de la Guardia Dolorosa, alguien que al ingresar al lugar había sido olvidado por el mundo exterior y que ahora dominaba un batallón de espectros quienes habían sufrido la misma suerte. Pidió clemencia y Lancelot le perdonó la vida y lo dejó marchar, aunque no sospechó que ahora por la tradición de este lugar maldito el nuevo señor sería él... El Caballero Blanco.

CONTINUARÁ








Share this:

CONVERSATION

1 comments:

  1. Hola! Te hago un comentario, no de manera ofensiva sino para compartirte un poco de conocimientos sobre literatura medieval, particularmente artúrica.
    "Esa paz, sin embargo, puede llegar a ser inquietante para un caballero tan hábil y fuerte como Lancelot quien se sentía aburrido, desaprovechado, como un sabueso sin presa." ... en realidad no es así, tenés una visión bastante sanguinaria a decir verdad. Hay un concepto que se acuña en el siglo XII que es el de la recreantise (viene a significar como " ocio [que es malo]" en francés). Casi todas las historias de Chétien de Troyes tienen inicio cuando su caballero está tranquilo y perezoso, lo cual es malo. Si te vas más atrás en el tiempo (s. XI), en la Historia de los Reyes de Britania, escrita por Geoffrey de Mounmouth, te cuenta que cuando a Arturo le llega la carta del Cónsul romano que le exige el pago de un viejísimo tributo, uno de los caballeros le recrimina a su rey que los romanos se toman ese atrevimiento porque ellos, después de alcanzar la gloria, por doce años no hicieron nada. La recreantise es el enemigo número uno de los caballeros, es lo que los impulsa a buscar la aventura... no al sed de sangre y muertes. Ellos buscan aventuras que los convertirá en mejores caballeros (muchas veces, también, ellos buscan la aventura para probarse ante su dama enamorada, como es el caso de Yvain, en "El Caballero del León").

    "Llevaba consigo la responsabilidad de mantenerse puro para así poder algún día, cuando fuese necesario, realizar un milagro que podría cambiar el curso de la humanidad. Esto lo sabía bien, esto hacía que su ética y moral fueren inquebrantables y más fuertes que el acero de su espada, la Joyeuse." ... su ética y moral no dependen de si es o no descendiente de José de Arimatea, dependen del código caballerezco. Se comporta así porque debe, porque lo elige, eso es lo que lo convierte en "el mejor caballero del mundo", como lo marcan en La Morte d'Artur de Mallory.

    Me encantaría seguir charlando o mismo debatir. Te dejo mi mail, por cualquier cosa ignaciomosca22@gmail.com

    Saludos!

    ResponderEliminar