Hola, Soy Selene Pinto Y esta es mi página Bienvenido Encontrarás narraciones de mitología con un panda ¡Porque todos amamos a los pandas!

Hola, Soy Selene Pinto|Y esta es mi página| Bienvenido | Encontrarás narraciones de mitología con un panda | ¡Porque todos amamos a los pandas!

La reina, el caballero y la bebé.


Hace mucho tiempo atrás, en un lugar muy lejano había una reina. Esta reina se llamaba María Elena y su apodo de "reina" se lo ganó en su familia por mimada. Cuentan que ella llegó a la vida con una hermana gemela que falleció en el nacimiento, y que a María Elena le habían dado un pronóstico de vida muy corto, pero sobrevivió para coronarse como la menor de varios hermanos mayores, mucho mayores. Cuando reinita fue adolescente, fue reina de belleza y varios galanes pretendían su mano, pero a ella esas cosas no le interesaban. Ella prefería sumergirse en historias y leyendas de héroes, titánidas y caballeros mitológicos. Un buen día, una amiga la invitó a un baile al que ella no deseaba ir, pues tendría que estar acompañada del "amigodelnoviodesuamiga", un joven no muy agraciado y poco interesante.

Entonces, algo muy particular sucedió. Ingresaba por la puerta principal del hall un joven llamado Victor. Él estaba acompañado de un amigo quien le había insistido en salir, ya que Victor tenía el corazón roto tras haber terminado una relación con una doncella. El acompañante vio a la reina y le dijo a Victor que la invitase a bailar, pues ella era de belleza sin igual. Victor no se animó, así que el acompañante, llamado Bismarck, se aproximó a María Elena. Ella dejó al "amigodelnoviodesuamiga" hablando contra la pared y se puso a bailar con Bismarck. Las flechas plateadas de Eros no fueron necesarias, pues los dos tuvieron una conexión única desde ese instante. La reina no podía creer que este singular bailarín también era un amante de historias y leyendas de héroes, titánidas y caballeros mitológicos, tenían mucho que compartir.

Pasó el tiempo y el joven tuvo que dejar a su doncella para asistir a unas cruzadas de estudios en el exterior, donde cuentan que él ahorraba monedas de oro todas las semanas para poder hacer una llamada de una hora al mes a su amada. No pasaba una semana en la cual la reina no recibiese cartas que su amante mandaba desde el reino de Curitiba. Pasaron dos largos años hasta que él al fin pudo volver y ambos decidieron no perder más tiempo, decidieron contraer nupcias. Fue así que ambos consumaron su amor haciendo votos y prometiéndose felicidad eterna. Ambos vivieron felices para siempre.


Luego de tres años en los cuales la feliz pareja había criado todo tipo de mascotas, una T de cobre saltó mágicamente entre las sábanas blancas de la reina y su rey. Esto sólo podía significar una cosa... La reina estaba embarazada. Luego de las pruebas correspondientes y una visita al oráculo, los jóvenes reyes confirmaron que estaban esperando familia. En ese entonces era difícil establecer si se trataría de una princesa o un príncipe heredero al trono, así que ambos decidieron que llamarían a su pequeño "Alejandro" en caso de ser varón. El nombre significaba "Defensor de mujeres" y su inspiración fue el gran Alejandro III de Macedonia, más conocido como Alejandro Magno. En caso de que naciera una nena, pues su nombre sería Alejandra y debía ser una protectora de hombres.

Llegó el día del nacimiento y las horas pasaron lento. La noche se alumbró de una espectacular luz pálida proveniente de una luna llena, como nunca se había visto antes en el reino. Con dificultades nació el bebé, enredado en su propio cordón umbilical. Esta inquieta criatura era una nena que conocío la vida ante la luminosidad lunar, los reyes entonces decidieron que su nombre debía ser el de la titánida griega, diosa del satélite natural de la Tierra, Selene. La pequeña era blanca como la nieve, de labios rojos cual carmín y un alto índice de masa corporal cual panda. Le pusieron por delante el nombre de "Alejandra", heredera del trono, protectora de... Cosas.

Entonces, los reyes felices retornaron a casa con su pequeña inquieta y le leerían historias y leyendas de héroes, titánidas y caballeros mitológicos para intentar ponerla a dormir y así al fin, poder vivir felices para siempre.

Share this:

CONVERSATION

3 comments:

  1. Jajaja qué genial! Y justo estaba esperando a tu transmisión de hoy para preguntarte si tu nombre, Selene, era por la diosa Luna. Pensé que lo del panda era porque según sé, Selene tuvo un hijo con Zeus llamado Pandi, si no me equivoco, jaja, pero ya vi por ahí que es por lo de tu viaje a Beijing.

    ResponderEliminar